Viernes Santo Celebración de la Pasión del Señor

Viernes Santo

Viernes Santo Celebración de la Pasión del Señor

Para un cristiano, la cruz de Cristo no es un acontecimiento más que se pierde en el pasado. Es el acontecimiento decisivo en el que Dios salva a la humanidad por su misericordia. Por eso, la vida de Jesús entregada hasta la muerte nos revela el camino para liberar y salvar al ser humano.

La cruz nos revela que el amor redime la crueldad. Pero ¿para qué queremos amor? pues, para provocar un mundo más humano, más fraterno y más hermano. Cristo redime amando hasta el final. No podemos hablar de un mundo realmente humano si carece de amor.

También la cruz nos revela que la verdad redime de la mentira. Cristo nos redime dando testimonio de la verdad hasta las últimas consecuencias. Sólo quienes buscan la verdad por encima de sus propios intereses humanizan el mundo.

Este Dios crucificado con nosotros es nuestra esperanza. No sabemos por qué Dios permite el mal. Y, aunque supiéramos, no nos serviría de mucho. Sabemos que Dios sufre con nosotros. Esto es lo decisivo, pues, con Dios, la cruz termina en resurrección, el sufrimiento en dicha eterna.

En este día en que celebramos la Pasión y Muerte del Señor, permitamos que estos momentos amargos en la vida de Jesús sean realmente fecundos en la construcción del Reino de Dios.

El altar está desnudo. El sacerdote y sus ayudantes se postran ante el altar y todo el pueblo ora con ellos en silencio por algunos instantes.

Anuncios